FCT en Notaría: Adrián Arévalo y David Abellán

Somos Adrián y David, dos estudiantes de grado superior de Retamar, a los que les ofrecieron la oportunidad de poder hacer prácticas en una notaría.

A principios de septiembre, Retamar contactó con nosotros. Fuimos a hacer la entrevista y fuimos los afortunados a los que seleccionaron.

Al principio no sabíamos realmente cómo funcionaba una Notaría, pero si lo explicamos de forma sencilla, una Notaría se encarga entre otros, de preparar escrituras en los que el Notario hace constar uno o más actos jurídicos como pueden ser una herencia, un testamento, una compraventa, una hipoteca, pólizas…

Yo Adrián, me encargo de legitimar todo tipo de documentos y de legitimar firmas, es decir, comprobar de que dichos documentos son válidos y todos los datos están bien; aparte, me encargo de realizar gestiones en los Registros y en el Colegio Notarial, así como entregar pólizas en bancos y demás trámites.

Ambos nos encargamos de atender llamadas y de recibir a los clientes.

Yo David, me encargo de gestionar las moratorias hipotecarias por el COVID.

Una moratoria hipotecaria consiste en una ampliación del tiempo de pago de las hipotecas; las moratorias hipotecarias provocada por el COVID se aprobaron el 17 de marzo de 2020. En ellas, el deudor solicitaba aplicar al préstamo la moratoria, en las que se suspenden 3, 9 o 12 meses dependiendo del tipo de moratoria concedida.

Mi labor consiste en redactar las escrituras, enviarlas al Registro de la Propiedad correspondiente, estar al tanto de las respuestas de los registros, y si el registro deniega la moratoria por pertenecer a otro diferente, me encargo de crear una Diligencia y enviarla al registro correcto.

También tengo que estar informado de que todas las moratorias que he hecho hayan sido inscritas en el Registro, de no haber sido así tengo que llamar al registrador, informarme del motivo por el que no ha sido inscrita y solucionarlo.

A veces es muy complicado y cuesta mucho hablar con los registradores, llevarlo todo al día… pero te sientes mucho mejor cuando piensas que con cada moratoria ayudas a una familia que está pasando por momentos complicados.

Nuestra estancia en la notaria ha sido muy divertida, hemos conocido a mucha gente muy agradable y que nos han enseñado muchas cosas nuevas y muy interesantes.

Es muy satisfactorio también la formación dual, puesto que por la mañana aprendes cosas nuevas en un trabajo y obtienes experiencia y por las tardes aprendes aún más en Retamar donde adquieres la teoría.

Repetiríamos esta experiencia mil veces más.