Club de los Lunes: Hockey sobre patines

Mi nombre es Igor de Felipe Hernández y os voy a contar, en base a mi experiencia, cómo se vive el deporte en la Formación Profesional que tantos años lleva ofreciendo Retamar, haciendo hincapié en el Hockey sobre patines. 

En la Formación Profesional de Retamar, no sólo se dedican cuatro años a adquirir conocimientos sobre Administración e Informática para luego ponerlos en práctica durante nuestra vida laboral y profesional, sino que también inculcan valores que son la base de la correcta conducta humana y el inmenso regalo que nos da Retamar. Muchos de estos nos ayudan a adquirirlos a través de la práctica de deportes como el fútbol, baloncesto, pádel.. Etc

Los lunes por la tarde los alumnos de FP, tienen la oportunidad de practicar deportes durante la sesión deportiva que viene a durar una hora aproximadamente.

Una de las actividades es Hockey sobre patines, que es la que va a tener el protagonismo en esta ocasión. 

Como actual capitán del equipo de Hockey, junto al profesor coordinador, os voy a mostrar cómo se vive el hockey en este centro. 

Hace unos cuatro años que este deporte cobró vida en el Retamar durante las sesiones deportivas. Al principio de curso se da a elegir a los alumnos un deporte o actividad para desarrollarlo durante esas sesiones de los lunes. Algunos de los deportes son: fútbol, baloncesto, pádel, hockey y actividades como ajedrez, magia…etc.

Al principio, comenzó con dos jugadores que fueron abriendo las puertas a lo que a día de hoy se puede definir como un verdadero equipo de Hockey. El hockey en Retamar no entiende de mejores o peores jugadores, de un mejor o peor equipo. Sólo entiende de jugadores. De forma individual. Se tiene en cuenta a cada jugador, juegue este bien o peor. Este equipo busca un abrazo a cada bola que se mete en la portería del adversario. Busca la amistad ante todo. Si a alguno le cuesta más, entre los compañeros de equipo, hacemos a ese compañero brillar. Si alguien se hace daño, el partido para hasta que se comprueba que la persona esta bien y no hay rencores guardados. 

El juego limpio, el respeto al otro, el compañerismo, etc son algunos de los pilares que sostienen este grupo. En seguida falle uno, el equipo cae. Y misión, es de todos, de que esto no suceda. 

A este grupo se puede unir cualquiera. El único requisito es que lo quiera pasar bien. Que quiera crecer para y con el equipo. Lo demás pasa a un segundo plano. Para jugar en el equipo de hockey es menester respetar los valores que nos unen a los integrantes de dicho equipo. No importa que sea de Administración o de Informática. No importa la estatura, el color, ni siquiera las creencias, solamente que respete y quiera pasar un buen rato entre amigos.

En este grupo, al principio, se jugaban todo el rato partidos amistosos. La razón principal era la falta de jugadores. Al segundo año de haber formado el grupo ya éramos cerca de ocho personas. Empezamos a formar equipos y jugábamos partidos amistosos con el objetivo de pasarlo bien y crecer en amistad entre nosotros. Al tercer año, muchos de los jugadores nos dejaron. Pero ello no provocó la extinción del grupo. Empezó a unirse más gente, y orgulloso de ello, puedo decir que a día  de hoy tenemos un equipo en condiciones. El equipo esta formado por unos diez jugadores. Todos ellos unidos por una amistad que se va incrementando cada vez más. Jugamos partidos en los que ya se cuentan los puntos. Se forman equipos igualados con la ayuda de los dos capitanes del grupo. A cada mes vencido se forman nuevos equipos y se da la oportunidad a todos de demostrar sus habilidades en el deporte. 

Como conclusión, me gustaría señalar que el futuro de este equipo irradia en el papel que cumplan los integrantes del equipo. Retamar inculca valores muy importantes en todos aquellos que pasan por allí. Pero el ponerlos en práctica y al servicio de los demás no sólo tiene que llevarse a cabo en el ámbito de los estudios, sino también en el deporte y en el día a día.  El hockey en Retamar es una forma más de demostrar ese tesoro que nos regala el colegio, los valores, el respeto y el poder de hacer “magia” entre aquellos entre los que nos movemos. Retamar es un regalo más que grande. Aprovechémoslo.