El éxito de la formación profesional dual alemana y suiza

Artículo publicado en La Gaceta, de Intereconomía.

¿Para qué inventar algo cuando se puede copiar algo que funciona? Eso debió pensar el Gobierno español para combatir las monstruosas cifras de paro juvenil, actualmente superiores al 50%. La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobada en diciembre de 2013 por el Congreso de los Diputados, se ha inspirado en la legislación alemana para introducir la Formación Profesional Dual. Este modelo, que todavía se tiene que desarrollar legislativamente, combina la formación teórica en las aulas con la práctica en las empresas.

El modelo alemán de formación dual lleva implantado en aquel país desde hace varios años con notable éxito. No en vano, el 60% de los jóvenes alemanes se decanta por esta opción cuando finalizan sus estudios básicos. Estos alumnos estudian uno o dos días en el centro escolar y tres o cuatro acuden a la empresa que tienen asignadas. Este tipo de enseñanza dura de dos a tres años.

Este sistema tiene una financiación mixta, que sufraga en parte las empresas y el resto el Estado. La Administración se hace cargo de los gastos de las escuelas profesionales, mientras que las compañías pagan los sueldos a los estudiantes.

Participan en este modelo más de 480.000 empresas alemanas, el 80% de ellas pymes. Pagan un sueldo aproximado a sus trabajadores en prácticas de entre 600 y 800 euros.

Otro de los países en el que el Gobierno español se ha fijado para reformar la formación profesional es en Suiza. Este país también tiene implantada una formación dual similar a la alemana y en la que empresas y Estado invierten más de 2.700 millones de euros al año. Gracias a ello, dos tercios de los jóvenes helvéticos optan por la formación profesional, en vez de la Universidad. Y es que el 80% de los estudiantes de esta modalidad dual consigue un contrato de trabajo en las empresas en las que ha hecho sus prácticas. Ello provoca que el paro juvenil en Suiza apenas supere el 8%, frente al 55% de España.

Alemania, Suiza o Austria son de los pocos países europeos que tiene completamente implantada este tipo de formación dual. En España ha habido alguna iniciativa de centros educativos que han puesto en marcha este modelo, sobre todo en la Comunidad de Madrid. Uno de ellos es Retamar Formación Profesional, colegio de Pozuelo de Alarcón. “Llevamos dos cursos ofreciendo este tipo de formación gracias a los más de 200 convenios firmados que tenemos con empresas de la Comunidad de Madrid”, afirma Marco Polo Condés, director de los  Ciclos Formativos Grado Superior de Retamar en Pozuelo (Madrid).

Los alumnos de Retamar Formación Profesional acuden a sus centros de trabajo cuatro días a la semana por la mañana y cinco días al centro educativo por las tardes. “Les dejamos una mañana libre a la semana para que puedan estudiar”, explica Condés. Asimismo, todos los estudiantes de formación dual en Retamar “tienen dos tutores, uno en la empresa y otro en el colegio, que les guía en su trayectoria académica y laboral”.

El director de los Ciclos Formativos de Retamar opina que este tipo de formación dual es “óptima para luchar contra el desempleo juvenil, pues los alumnos reciben conocimientos prácticos y teóricos, les sirve para tener su primer contacto con el mercado laboral y, además, obtienen una beca remunerada que les puede permitir costearse sus estudios”.