Adrián, una grandeza de espíritu y valentía ante la adversidad

Por D. Ciro Medina, profesor de Retamar Formación Profesional.

Adrián es un niño que actualmente tiene 7 años,   que con dos años fue  afectado trágicamente por la Meningitis Meningocócica y al que le tuvieron que amputar primero las  extremidades superiores  y  posteriormente  también las extremidades inferiores. Este es un caso único en España y Europa  para una persona tan pequeña.

Un dibujo realizado por Adrián y dedicado a Retamar Formación Profesional.

Dibujo realizado por Adrián y dedicado a los alumnos de Retamar Formación Profesional.

Conocimos su caso a través de una carta que recibió la Fundación Retamar en el mes de diciembre y nos la trasladaron a la sección de Formación Profesional. Como todos los años,  por esas fechas navideñas, los alumnos de los Ciclos Formativos participan en una labor de acción social, como es la recogida de alimentos para familias desfavorecidas, labor en la que prácticamente participan todos los alumnos y profesores. Este año quisimos agregar el caso de Adrián, quien  nos pedía ayuda para poder adaptar una furgoneta Ford, modeloTransit, mediante un sistema de elevación y de anclaje para una silla de ruedas. Adrián por su situación física debe realizar varios viajes a diferentes instituciones para su proceso de rehabilitación. Uno de ellos es hasta un centro especializado en la ciudad de Barcelona, donde debe viajar  cada seis meses para  recortarles los huesos de las cuatro extremidades, ya que a pesar de estar amputados estos siguen creciendo.

intereconomia-adrian1

El miércoles  26 de febrero, una comisión de la sección de Formación Profesional, encabezada por el profesor D. Ciro Medina y los alumnos D. Marcos Soriano de ASIR2  y D. Alonso Pita da Veiga  de AF2, viajaron hasta la casa de Adrián en el Pueblo de Corral de Moguer (Toledo) guiados por un familiar de Adrián, con la intención de conocerle y hacerle entrega personalmente de la recaudación realizada en Navidad.

Al llegar, Adrián nos recibió en el interior de su casa haciendo uso de unas prótesis especiales  para sus  extremidades inferiores acompañadas de una sonrisa y timidez  propia de un niño de su edad. Muy pronto conectó con nosotros y nos demostró que, a pesar de su discapacidad, es un niño muy inquieto, activo y alegre. Pidió a su madre que le retiraran la prótesis y le colocaran un pantalón especial. A partir de aquí, Adrián se desenvolvió por la sala con gran soltura de movimiento y  una gran coordinación que nos sorprendió. Su mascota, un perrito llamado Dumbo le acompañaba y soportaba con complicidad todas sus muestras de afecto. Adrián nos mostró su espíritu infantil  sacándonos juguetes, entre ellos una moto sobre la cual nos hizo demostraciones de gran equilibrio y coordinación. Su madre, Rosa,y su tío Paco, que fue nuestro guía desde Madrid hasta su casa, nos contaron  prácticamente toda la historia de Adrián, desde los momentos previos a su rara enfermedad, las diversas operaciones que ha soportado, las complicaciones físicas de la casa para Adrián,  que al no tener autonomía le dificultan el desplazamiento en la casa de dos plantas; las cuales han ido superando gracias a la ayuda desinteresada de instituciones, empresas  y particulares  (una empresa le regalo un sistema de salva escaleras) . Adrián es amigo de personalidades como la Infanta Dña. Elena  y la periodista Irene Villa; muy identificada con Adrián también, por su falta de extremidades inferiores a consecuencia de un atentado.

intereconomia-adrian2

Adrián nos agradeció la visita dedicándonos un dibujo para la sección de Formación Profesional, que realizó con unos trazos muy precisos. Nos dibujó un paisaje muy bonito alumbrado con un sol sonriendo. Posteriormente lo coloreó y le puso una frase de agradecimiento.

Adrian2[1]

El tiempo que estuvimos en casa de Adrián paso muy rápido, teníamos que volver a Retamar,  ya que teníamos clase por la tarde. Fue el único momento en que notamos que Adrián se puso un poco triste, por nuestra partida. Para nosotros fue una experiencia muy emotiva que nos replantea muchos las nimiedades de las cuales solemos quejarnos,  y allí estábamos ante una personita que nos daba esta lección de ánimo y superación.

Adrián nos ha invitado a que volvamos a visitarle cuando queramos, que vayamos con más alumnos, y que, inclusive, nos hará una barbacoa si vamos un fin de semana con más tiempo. Adrián, ten por seguro que iremos.