“Hay empleo en la Formación Profesional”

Según revela el informe Panorama de la Educación 2013, publicado recientemente por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España ocupa uno de los últimos puestos en número de titulados de Grado Medio, con tan solo un 8,4%, frente al 33,5% de media en los países de la OCDE, y muy lejos del 56% que ostenta Alemania. Mientras, el paro entre los menores de 25 años sigue creciendo de manera imparable, afectando ya a la mitad de nuestros jóvenes.

Estos dos factores están relacionados. En nuestro país tenemos una situación de desajuste entre la oferta y la demanda de trabajo por nivel educativo. El boom universitario de los últimos años ha provocado una saturación de titulados superiores que el mercado español no es capaz de absorber. Por otro lado, alrededor de un 30% de los jóvenes dejaron los estudios a edad temprana y no cuentan con la formación necesaria para ser contratados. Esto se traduce en un país polarizado, con una gran cantidad de personas sobre preparadas que tienen que buscarse la vida fuera, y otros que no pueden trabajar por falta de cualificación.

El alumno José Luis López-Seoane, con su tutor en el Centro de Cuidados Paliativos Laguna.

El alumno José Luis López-Seoane, con su tutor en el Centro de Cuidados Paliativos Laguna.

A este segundo grupo es al que se le presenta un futuro más desalentador. En unos años habrá muy pocos empleos que no requieran de algún tipo de titulación, por lo que será muy difícil que consigan abandonar las listas del paro, aun cuando la economía mejore. Las personas sin cualificación acabarán excluidas del mercado laboral. Hoy en día, para poder trabajar, es necesario formarse debidamente. Las ocupaciones se van tecnificando a un ritmo trepidante”.

Esta situación, en la que cada vez más profesiones requieren de la aplicación de conocimientos para su desempeño en lugar de mano de obra, hace que la gente sin ningún tipo de preparación tenga mucho más difícil poder encontrar un trabajo. El paro afecta ya al 53% de nuestros jóvenes, porcentaje solo superado por Grecia. Si no se cambia esta tendencia, los próximos años pueden ser catastróficos.

A la vista de estas cifras tan contundentes, el citado informe recomienda que nuestro país incremente el porcentaje de graduados en Formación Profesional para luchar contra el creciente desempleo juvenil, ya que es el sector de los oficios el que va a garantizar más salidas laborales en los próximos años. Hay un dato importante que corrobora esta tendencia. Las previsiones europeas indican que de aquí al año 2020 España necesitará cubrir más de ocho millones de puestos de carácter técnico, lo que significa que hay que formar a mucha gente en muy poco tiempo. La educación debe estar vinculada al mercado de trabajo. Se crearán empleos, eso es incontestable. La cuestión es quién va a desempeñarlos. Hoy por hoy, no contamos con suficientes titulados para hacer frente a esa demanda. Si no cambian las cosas, tendremos que recurrir a gente de fuera para cubrir las plazas que se van a generar, porque esas ocupaciones requerirán una serie de capacidades y cualificaciones que ahora nuestros jóvenes no tienen; es imprescindible darles una formación adecuada para que puedan aprovechar esta oportunidad.

Grecia, España, Irlanda y Portugal, los cuatro países europeos más castigados por la crisis económica, viven una circunstancia común. En todos ellos, el porcentaje de graduados procedentes de Educación Secundaria dirigida a los oficios es menor del 25%. “Es en la Formación Profesional donde hay trabajo ahora mismo, y en los próximos años. Una orientación adecuada de los estudios puede suponer una reducción del 20% del paro juvenil. La FP supone una apuesta laboral de futuro, tanto para los que todavía no se han formado como para aquellos que quieran reubicarse en el mercado laboral”, concluye la Presidenta Institucional de Grupo Femxa.

Fuente: Recursos Humanos Digital.