Joaquín Verdú Ruiz, in memoriam †

D. Joaquín Verdú Ruiz, profesor de los Ciclos Formativos de Retamar, falleció repentinamente de un infarto el pasado 28 de junio en Madrid. Nació el 31 de octubre de 1949. Tenía, por tanto, 62 años. Era Ingeniero de Telecomunicaciones, y Coronel en la reserva del Cuerpo de Ingenieros de Armamento y Construcción. Había trabajado en la O.T.A.N. en Bruselas, y para varios proyectos de investigación de Defensa después. Era socio de número del prestigioso IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), una asociación que ha desarrollado todo lo que sabemos hoy día de redes de área local y protocolos de comunicaciones.

D. Joaquín Verdú en el despacho de profesores con sus amigos y compañeros D. Antonio y D. Fernando

En el Colegio fue uno de los profesores “fundadores” de los Ciclos Formativos de Grado Superior  de Informática. Empezó a dar clase en ellos en 2001, junto con Fernando Sánchez, Carlos Sánchez y Nicolás Dietl. Siempre dio clase de Sistemas Informáticos en el Ciclo de Desarrollo de Aplicaciones Informáticas (actualmente, Multiplataforma). También impartió clase en ocasiones de otros módulos, sustituyendo a algún profesor, ya que su extensa formación se  lo posibilitaba. Otro de los campos que dominaba eran las bases de datos. Fue el diseñador, junto con Manuel Rodríguez Gandullo, de la aplicación de gestión de alumnos que utilizamos en MS Access en la Sección, y que actualmente estaba terminando de migrar  a MySQL. También impartió el último año Dibujo Técnico a los alumnos de Acceso a Grado Superior, y se compró una regla de madera de más de un metro para dar clase. Era preceptor, y a sus alumnos preceptuados transmitía esa gran serenidad de vida con la que él afrontaba todas las situaciones.

D. Joaquín en una reunión de profesores

Tenía un conocimiento vasto y profundo sobre los sistemas informáticos, las telecomunicaciones, el hardware y el software, Internet, los lenguajes de programación, especialmente Java, y los sistemas operativos, la tecnología y sus últimos avances y la ciencia en general. Poseía una gran cultura, una gran inquietud constante y todos admirábamos en él su gran capacidad de aprendizaje de los nuevos sistemas y aplicaciones. Interesado por la computación cuántica, los nuevos avances en optoelectrónica, los nuevos materiales, etc., hablaba de ellos con gran sencillez.

En las últimas semanas trabajó mucho para conectar los datos procedentes de la Estación Meteorológica “Álvaro García Velázquez” de Retamar,  con la página web del Colegio, y hablaba de los conceptos de meteorología con el mismo dominio que de los módulos de sistemas informáticos que impartía. Donó muchos libros técnicos a la biblioteca de la Sección.

Muy buen profesor, extraordinario contertulio, gran amigo y excelente compañero, una bellísima persona. Descanse en paz.