El preceptor y la formación personal del alumno

Retamar establece como principio fundamental de su labor formativa el respeto a la dignidad humana, a la libertad y a la personalidad. Para ello, cada alumno tiene asignado un preceptor, cuyo trabajo es clave para lograr el objetivo de hacer del alumno una persona capaz de valerse por sí misma, libre, responsable y con afán de mejorar la sociedad que le rodea.

Un preceptor con su alumno

El preceptor es un profesor al que de manera directa se le encomienda la formación de unos alumnos. Mediante la amistad, la confianza y una actuación profesional, tiene como cometido procurar la orientación profesional y la formación completa de cada alumno, según sus circunstancias particulares, haciendo especial hincapié en su formación humana y en su rendimiento escolar. La atención espiritual y doctrinal está confiada a la Prelatura del Opus Dei.